twitter facebook instagram linkedin

Visita a la Casa Museo Ernesto Sabato – Dario Parejas 2019

Nuevamente otra visita a un lugar mágico concurrimos un grupo de Amigues artistas visuales a visitar la que fue la casa del prestigioso escritor argentino Ernesto Sábato (1911-2011) que además de escribir fue un escritor, ensayista, físico y pintor entre otras cosas. Su obra narrativa consiste en tres novelas: El túnelSobre héroes y tumbas (considerada una de las mejores novelas argentinas del siglo XX) y Abaddón el exterminador. También se destacó como ensayista, autor de libros como Uno y el UniversoHombres y engranajesEl escritor y sus fantasmas o Apologías y rechazos, en los que reflexiona sobre la condición humana, la vocación de la escritura o los problemas culturales del siglo XX. Fue el segundo argentino galardonado con el Premio Miguel de Cervantes (1984). Pero ya volviendo a la Casa Museo, ni bien ingresamos vemos un frondoso y ya casi bosque de arboleda y vegetación añosa, como le gustaba al escritor nos cuenta quien nos recibe al ingresar Guido Sábato uno de sus nietos y también amigo músico al que conocimos por medio de otro amigo pintor y maestro Emilio Fatuzzo quien supo ser un gran amigo de Ernesto. Al ingresar vemos algúnas imágenes, y libros, siempre vamos a ver libros en toda la casa y nos cuenta acerca de su infancia y un poco de historia familiar además de mostrarnos su mítico gorro y sobretodo que usaba siempre y que aún quedan colgados del mismo perchero junto al bastón que acompañó a su abuelo.

Pasamos a la próxima sala y… claro, más libros pero bueno ahí nos detenemos a mirar algún video familiar donde Ernesto está cumpliendo años, imagino que es de los 90 por la imágen del video. Ahh me olvidaba que en cada pasaje de sala en sala hay un TV Led que contiene algún pequeño video grabado para acompañar la visita. Mientras Guido nuestro orientador nos cuenta acerca de los libros que están en las bibliotecas y que serán catalogados por la ahora secretaría de cultura por su valor patrimonial de la nación. Además nos cuenta acerca de muchos de sus pensamientos, de su formación y de su mujer Matilde y de cómo llegan a vivir a la casa con sus hijos en una curiosa historia familiar digna de ser contada.

Otra vez, nos movemos pero ahora hacia un patio interior rodeado de plantas muy cuidadas, y el pasto corto y cuidado, nos cuenta Guido que al parecer, Ernesto y Matilde habían llegado a un acuerdo de que si dejaban el frente de la casa la arboleda no se poda ni se levantan las hojas ni se corta el césped (ha pedido en vida del escritor, que sus nietos sigan con su pedido) su esposa podría entonces cuidar de este otro jardín interno donde descansa una estatua de la diosa Ceres, traída del Parque Lezama por donación de la municipalidad, en honor a la obra «Sobre héroes y tumbas«, que la menciona en sus primeros capítulos.

Pasamos luego a la parte central de la casa donde si me preguntan, también hay libros, y un póster de su hijo cineasta Mario quien se ocupó de registrar en diferentes momentos del fallecido escritor quien relata costumbres y vivencias de la casa gracias a documentos fílmicos con los que dirigió una película-documental que se encuentra además de sus libros a la venta en la casa con precios excepcionales. En esta sala Guido nos cuenta acerca de los problemas por los que pasó Ernesto al dejar su trabajo como investigador de física y por distintas etapas a las que tuvo que enfrentar para poder también entre otras cosas dedicarse a la pintura, de esa etapa hay algunos óleos en las paredes cuidadosamente enmarcados.

Justo por un pasillo de por medio nos encontramos con la sala principal que es donde Ernesto pasaba sus tardes y noches escribiendo, escuchando música y también ordenando según él mismo nos cuenta en un video donde relata su tema con el orden y de cómo la matemática lo llevó a tranquilizar en los peores momentos de su vida y de cómo ese orden lo siguió manteniendo en todas las partes de su casa, es por eso que en esta sala hay archiveros de todo tipo y libros y más libros, y en un rincón una pequeña mesa con una una antigua máquina de escribir Olivetti de la que también nos cuenta en la filmación.

Y por último llegamos al atelier con las obras plásticas de Ernesto y de muchos amigos pintores que le hicieron algún retrato, el taller lo diseñó el propio escritor junto a dos pintores amigos Raúl Soldi y Antonio Berni los cuales nos cuenta Guido que aconsejaron al escritor sobre la iluminación y alturas de los techos. Aquí el poco conocido pintor expresionista pasaba sus momentos más dichosos desde que ya no podía escribir aludiendo a problemas de vista o de las manos, pero tal vez quería sacarse ya las editoriales y temas de encima y volver a su vieja amiga la pintura.

Bueno luego de el agradable recorrido y todo lo que vimos y escuchamos además de lo que leímos nos queda luego el abrazo y la foto de todos los que nos acompañaron en la visita, amigos artistas Emiliano Alegre, Valeria latrónico, jóvenes y músicos que con mucha atención estuvieron atentos a todo así como quien les escribe como siempre un placer y estén atentos para la próxima visita a una Casa Museo. Un gran agradecimiento a Guido Sábato por su paciencia y la invitación que siempre nos hace como gran anfitrión que es.

La casa-museo fue abierta al público desde el 19 de septiembre de 2014, se trata de un museo vivo destinado al encuentro con el escritor y los espacios donde escribía.  Cómo llegar? . Está ubicada en Ernesto Sábato (ex Langeri) 3135 entre Lage y Beazley, Santos Lugares, partido de Tres de Febrero. Desde la ciudad de Buenos Aires se puede llegar por av. General Paz; desviar hacia la provincia en la salida Monteagudo, seguir siete cuadras por Pastorino, girar a la derecha cinco cuadras por Uruguay, tres cuadras a la izquierda por Beazley y media cuadra hacia la derecha por Sabato.

Tren San Martín desde Palermo hasta Santos Lugares (por obras, el tramo hasta Villa del Parque es en colectivo).

Llegan los colectivos 105 (desde Plaza de Mayo), 123 (desde Chacarita), 161 (desde Plaza Italia o Liniers), 237 (desde Liniers o Beiró y av. General Paz) y 343 (desde Liniers).

Cuánto cuesta. Bono contribución, $ 200, Jubilados $100. Visitas guiadas (entre 45’ y una hora), los jueves para escuelas y grupos y los sábados a la tarde para público en general.

Dario Parejas

https://www.facebook.com/Casadesabato/
La imagen puede contener: 1 persona, texto


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *